La cirugía de Bypass gástrico realizada por un especialista es el inicio de una nueva vida sin complejos y con muchos cambios positivos para aquellas personas que tengan un exceso de peso superior a los 30 kilos.

Cosas tan simples como poder usar nuevamente un vestido de baño, disfrutar de la playa en compañía de la familia sin esconderse por temor al qué dirán por estar obesos. O simplemente salir de compras y encontrar prendas que puedan quedarnos y que además nos gusten son cambios sencillos que pueden mejorar para siempre la calidad de vida con la cirugía de Bypass Gástrico.

La obesidad, además de ser un problema estético, en la mayoría de los casos también se convierte en una amenaza constante para la salud de los hombres, mujeres y niños que la padecen. La cirugía Bypass Gástrico es la mejor opción como tratamiento para la Diabetes tipo II porque disminuye su progresión y en muchos casos hasta la cura por completo todos los síntomas de esta enfermedad.

El Dr. Eduardo Silva fue el primer médico-cirujano que realizó la primera Gastroplastia Vertical Bandeada en Bogotá. Desde entonces ha mantenido un proceso constantes de aprendizaje y capacitación en Cirugía Bariátrica, que incluye capacitación en Caracas (Venezuela), en Sao Paulo (Brasil) y la asistencia a los más importantes congresos sobre el tema a nivel nacional e internacional. Ha sido conferencista invitado en diversos congresos y foros, donde ha podido contar su experiencia que en total, en su grupo, completa la realización de más de 1500 procedimientos quirúrgicos y más de diez años de experiencia personal en cirugía de Bypass Gástrico y otros procedimientos bariátricos.

En la cirugía el Dr. Eduardo Silva reduce el tamaño del estómago utilizando grapas de titanio. Esto crea una pequeña bolsa en la parte superior del estómago. Luego pega una sección del intestino delgado directamente al nuevo estómago para que la comida “brinque” a una parte del intestino.

Después de la cirugía de Bypass Gástrico el paciente tiene un estomago más pequeño que ayuda a restringir la cantidad de comida que puede ingerir con la gran ventaja que se disminuye en forma importante el apetito. Además, la cirugía hace reducir la cantidad de calorías que pueden ser absorbidas. Por eso, después de la operación el paciente puede beneficiarse con una pérdida garantizada del 80% de su sobrepeso y lo más importante: mantener con el paso de los años esa pérdida de kilogramos.

Los pacientes operados por el Dr. Eduardo Silva tienen la tranquilidad y la confianza de ser intervenidos por un grupo multidisciplinario de especialistas que emplearán la mejor tecnología en instalaciones médicas que cumplen con los estándares más altos de calidad para disminuir cualquier tipo de riesgo o complicación y facilitar la recuperación del paciente en el postoperatorio.

Las cicatrices de la cirugía son imperceptibles por su tamaño y ubicación alrededor del ombligo ya que usa la técnica de Laparoscopia o Cirugía mínimamente invasiva.

Durante el primer año después de la cirugía, el Dr. Eduardo Silva hará seguimiento a la pérdida de peso de cada paciente para garantizar que la pérdida de peso sea efectiva, segura y lo más importante que sea prolongada. Para lograr lo anterior el Dr. Silva trabaja con sus pacientes un plan de nutrición especializado que permite controlar la ansiedad y mantener los buenos resultados.

Su estética y salud son muy importantes, por eso asegúrese de dejarlas en manos expertas -como las del Dr. Silva- que harán lo mejor por usted y que estarán disponibles antes, durante y después de la intervención quirúrgica. Recuerde que la obesidad no solo disminuye la autoestima de quien padece esta enfermedad, también se relaciona con problemas del corazón. En particular, el exceso de grasa abdominal ha demostrado incrementar tres veces el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiaca.

Usted tiene el derecho y la oportunidad de ser feliz mejorando su calidad de vida. No sea prisionero de su cuerpo, libérese de su exceso de peso de forma segura y supervisada por uno de los mejores especialistas de Bogotá.